cronica-extradicion-kim-dot-com

Crónica de la solicitud de extradición a Kim Dotcom

Kim Dotcom, empresario alemán, fundó el portal de descargas Megaupload en el año 2005. Tiempo después, en 2012, Estados Unidos comenzó un operativo internacional para detener a Dotcom junto a sus socios, ya que fueron acusados de piratería informática. Ese mismo año, Megaupload fue clausurado por las autoridades.

El país norteamericano ordenó la extradición del alemán y lo acusó, junto a los que eran sus socios (Bram van der Kolk, Finn Batato y Mathias Ortmann), de 13 delitos relacionados con el crimen organizado, el lavado de dinero y la piratería informática.

Dotcom y sus ex socios fueron detenidos en Nueva Zelanda en enero 2012 en una operación internacional que orquestó el FBI, y quedaron en prisión preventiva.

A partir de ahí, congelaron las cuentas de los acusados, incautaron sus bienes y se produjo el cierre de Megaupload. Desde entonces, el proceso de extradición fue postergado diez veces. Dotcom obtuvo la libertad condicional bajo fianza al considerarse que no presentaba riesgo de fuga.

Según autoridades de Estados Unidos, Megaupload tuvo beneficios de 175 millones de dólares por, según las acusaciones, tener en sus servidores material ilegal. El portal de descargas tuvo en algún momento 50 millones de usuarios.

A finales de septiembre de este año, comenzó el juicio ante un tribunal de Auckland, distrito neozelandés, con los argumentos de la fiscalía de ese país, que representa a Estados Unidos. Luego, ante la demanda de la defensa de suspender el juicio, el proceso fue paralizado.

Hace unas semanas, los abogados de Kim Dotcom presentaron, ante un tribunal de Nueva Zelanda, los motivos que consideraron pertinentes y que van en contra del pedido de extradición de Estados Unidos.

El argumento presentado por la defensa se basa en deslindar la responsabilidad de los servidores que tenía Megaupload con respecto a lo que publicaban los clientes, publicaciones que en muchos casos tenían contenido ilegal.

Además, aclararon que este caso marcaría un antes y un después en el futuro de internet, ya que se supone que muchas personas y páginas web estarían en las mismas condiciones que Dotcom.

Acerca de esto último, Ron Mansfield, abogado de Dotcom, declaró que acusar a su cliente y a sus ex socios tendría consecuencias que seguramente generarían un descontento en el público, ya que Facebook, Google y Twitter no deberían gozar de inmunidad con respecto a este tipo de acusaciones.

Además, aclaró que la misma Ley de Derechos de Autor neozelandesa previene que sean juzgados los servidores de internet cuando sus clientes son los que perpetran las violaciones a los derechos de autor. “No existe responsabilidad criminal por hacer dinero con una brillante idea”, insistió.

Por ahora sólo fue condenado Andrus Nomm, programador al que se le impuso, luego de que admita su participación en la violación de derechos de autor, un año y un día de cárcel. Pero en caso de que Dotcom y sus ex socios sean extraditados a Estados Unidos y sometidos a un juicio que los considere culpables, podrían pasar decenas de años en prisión.

 ¿Desea asesoría sobre un caso de extradición?