pablo_catatumbo_dialogos_de_paz_farc

La paz en Colombia tiene un obstáculo: La extradición de miembros de las FARC

 El diálogo para la paz en Colombia que se lleva a cabo en Cuba, está condicionado debido al gran obstáculo que representa la demanda de extradición de líderes y otros miembros de las FARC.

     El veinteavo encuentro de conversaciones de paz deberá incluir el espinoso tema de la extradición que pesa sobre algunos miembros de las FARC, acusados de narcotráfico, así como de tráfico de armas. Tema que ha demorado la finalización de los acuerdos, debido a que aunque las autoridades colombianas firmen un acuerdo que finalice el conflicto, estos guerrilleros deberán enfrentarse a un proceso de extradición a los Estados Unidos, donde pueden ser enjuiciados y encarcelados.

     Ninguno de ellos estaría dispuesto a pisar una prisión estadounidense. Es necesario tratar el tema, ya que esto hace más lenta la discusión relativa la problema de la producción y tráfico de drogas.

     Viviana Manrique, directora del Observatorio de Drogas Ilícitas y Armas de la Universidad de Rosario asevera que “cabecillas entrarían a un proceso de extradición, aún cuando se firme un acuerdo de paz”. Un claro ejemplo de esto, es la recompensa de 5 millones de dólares que ofrece la justicia norteamericana por el jefe de la delegación de las FARC, Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, que forma parte del secretariado.

     Otros miembros que corren con la misma suerte son: Rodrigo Lodoño Echeverry, alias Timochenko, comandante en jefe y cuya captura representa una recompensa de 5 millones de dólares; Miguel Ángel Pascuas, alias Sargento Pascuas; Jorge Torres Victoria, alias Pablo Catatumbo; Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias Pastor Alape; por quienes se ofrece una recompensa de 2.5 millones de dólares.

     Según la opinión de Juan Fernando Vargas, profesor de economía de la Universidad de Rosario, es difícil para las FARC admitir que su principal fuente de financiación es el tráfico de drogas ilícitas pues “perderían su estatus internacional y el apoyo recibido de organizaciones del exterior”.

     Así mismo Andrés Ricardo Restrepo, del observatorio del conflicto armado, comenta “carece de sentido que hoy (las FARC) condenen como si fuera ajeno a ellos” refiriéndose al vinculo que tienen con el narcotráfico. Y es que una de las propuestas que presenta el grupo armado en la mesa de dialogo, es precisamente la sustitución de usos ilícitos de los cultivos de coca, marihuana y amapola, a través de la supervisión internacional.

Los guerrilleros explicaron que el programa que presentan “se aleja” de “políticas prohibicionistas o de interdicción y pretende buscar una salida a la problemática económica y social que ha llevado a sectores del campesinado a convertirse en los eslabones más débiles de una empresa capitalista de carácter trasnacional”.

     En este punto Iván Cepeda, Representante de la Cámara e integrante de la comisión de paz, es optimista sobre el dialogo en La Habana, que trata la problemática de las drogas ilícitas; también afirma que hay un gran avance en lo que concierne a la sustitución de cultivos de hoja de coca y la prevención sin represión militarizada.

     Sin embargo, el mismo Cepeda comenta que es necesario enfatizar el tema de la extradición de los cabecillas guerrilleros a Estados Unidos, ya que los analistas coinciden en que este punto puede retrasar la paz.